. . . . . . " \nEl se\u00F1or ZALD\u00CDVAR (don Adolfo).- \nSe\u00F1or Presidente , a estas alturas, se est\u00E1n repitiendo los argumentos entregados en un sentido u otro. Tengo una posici\u00F3n al respecto. Y est\u00E1 de m\u00E1s decir que la mantengo plenamente, porque me parece esencial que todos nos abramos a reformar y reformular la educaci\u00F3n p\u00FAblica en el pa\u00EDs.\n \nEn ese sentido, deseo reiterar lo planteado por algunos colegas: lamentablemente, se ha perdido una gran oportunidad -\u00A1una gran oportunidad!-, pues era el momento de que el Gobierno, con generosidad y grandeza, se hubiese acercado a los profesores para entablar un di\u00E1logo como corresponde. Ello no ocurri\u00F3 y todo indica que este proceso va a seguir. \nPero s\u00ED se ha conseguido un gran logro: la verdad ya nadie puede desmentirla. Y los hechos son absolutamente claros. \nPor eso, se\u00F1or Presidente, voy a insistir en dos o tres reflexiones que me parecen fundamentales. \nLa primera de ellas radica en que todos sabemos cu\u00E1l fue el origen de esa obligaci\u00F3n, que se remonta a 1981. \nPero eso no est\u00E1 en discusi\u00F3n. \nDicha deuda, si bien no fue pagada por el R\u00E9gimen de la \u00E9poca, sigue pendiente. En consecuencia, a los Gobiernos que vinieron despu\u00E9s -los de la Concertaci\u00F3n- les es plena y absolutamente exigible.\n \nSostener otra cosa no tiene ning\u00FAn sentido. \nPor eso, se\u00F1or Presidente , los argumentos que se han entregado en contra de la exigibilidad de tal obligaci\u00F3n carecen de la m\u00E1s absoluta l\u00F3gica no solo jur\u00EDdica, sino tambi\u00E9n pol\u00EDtica y moral.\n \nAqu\u00ED estamos frente a una deuda totalmente exigible, tanto desde el punto de vista del Derecho p\u00FAblico como del Derecho privado. \nLas obligaciones p\u00FAblicas no prescriben, como sostuvo muy bien el Senador se\u00F1or Chadwick en una sesi\u00F3n de la semana pasada.\n \nPero si se afirma que es privada, le recuerdo al Ejecutivo que -y eso es lo importante de lo que aqu\u00ED ha ocurrido-, cuando tratamos el asunto el a\u00F1o 2008, per\u00EDodo en que me correspondi\u00F3 presidir el Senado, sab\u00EDamos perfectamente lo que est\u00E1bamos haciendo.\n \nEl Gobierno, a trav\u00E9s del se\u00F1or Ministro Secretario General de la Presidencia -como tambi\u00E9n se record\u00F3 en la Sala-, reconoci\u00F3 la existencia de la deuda. Y al hacerlo -se lo hago presente a mi amigo Jos\u00E9 Antonio Viera-Gallo , con quien estudi\u00E9 Derecho durante cinco a\u00F1os-, la prescripci\u00F3n no puede ser invocada.\n \nPor consiguiente, la obligaci\u00F3n es plenamente exigible. \nHoy d\u00EDa el Colegio de Profesores y los maestros pueden estar tranquilos de que en el pr\u00F3ximo tiempo al menos esta materia se tendr\u00E1 que ver donde corresponda. Espero que no sea en los tribunales. Ello carecer\u00EDa de sentido.\n \nQuien no cumple una obligaci\u00F3n -como lo sostuve- es un tramposo. \u00A1As\u00ED de simple! Pero cuando el que no cumple es el Ejecutivo , que ha empe\u00F1ado la fe p\u00FAblica, la palabra, eso tiene otro nombre.\n \nConf\u00EDo en que el actual Gobierno o las futuras Administraciones honren su palabra si queremos construir una sociedad donde nos reconozcamos como personas dignas, que act\u00FAan con plena responsabilidad.\n \nOjal\u00E1, frente a la claridad de los hechos, se imponga el sentido com\u00FAn. \nSe\u00F1or Presidente , aqu\u00ED est\u00E1 en juego algo m\u00E1s incluso que la suerte de los profesores, lo que ya es bastante decir: ni m\u00E1s ni menos que la palabra empe\u00F1ada por un Gobierno con los docentes y, en definitiva, con toda la comunidad nacional.\n \n\u00A1Aqu\u00ED la sociedad chilena est\u00E1 en deuda con los profesores, y ese deber ineludible nadie puede pretender evitarlo! \nPor todo lo anterior, se\u00F1or Presidente , no votar\u00E9 en contra de la Partida que hoy d\u00EDa se nos somete a consideraci\u00F3n, sino que votar\u00E9 por los profesores, por una buena educaci\u00F3n p\u00FAblica en Chile y, sobre todo, por la dignidad de personas modestas que a lo largo del pa\u00EDs fueron atropelladas una y otra vez por los Gobiernos de turno.\n \nPor eso, se\u00F1or Presidente , mi voto ser\u00E1 negativo.\n \n " . . .